Alimentos inocuos ahora para un mañana saludable

Los alimentos inocuos salvan vidas y en Pujante sabemos que la salud de las personas, animales y medio ambiente está interrelacionada.

Desde la granja hasta tu mesa, nos esforzamos para que llegue un producto de confianza: fresco, sano, saludable y seguro. Estamos comprometidos con sistemas de producción y crianza sostenibles, estrictas medidas de higiene y certificaciones que garantizan la seguridad de todo nuestro sistema productivo.

No hay seguridad alimentaria sin inocuidad de los alimentos


si no es inocuo, no es un alimento. Solo los alimentos inocuos satisfacen las necesidades alimentarias y contribuyen a que todas las personas tengan una vida activa y saludable.



Los alimentos inocuos son esenciales para la salud y el bienestar humanos


La Organización Mundial de la Salud calcula que más de 600 millones de personas se enferman y 420.000 000 mueren cada año por comer alimentos contaminados por bacterias, virus, parásitos, toxinas o sustancias químicas. Cuando los alimentos no son inocuos, los seres humanos no pueden aprovechar su valor nutricional, ni crecer ni desarrollarse.

El enfoque “Una Salud” mejora la inocuidad alimentaria


La inocuidad de los alimentos requiere un enfoque integral, como el de “Una Salud”, que reconoce la conexión entre la salud de las personas, la sanidad animal y vegetal y el medio ambiente.

La inocuidad de los alimentos tiene una base científica


Bromatólogos, microbiólogos, veterinarios, médicos y toxicólogos, etc., recomiendan las prácticas de producción, elaboración, manipulación y preparación de alimentos que se deben seguir para alcanzar y preservar la inocuidad de los alimentos. Cuando se emplean prácticas de inocuidad de los alimentos en toda la cadena alimentaria, el resultado es un alimento inocuo.

La FAO y la OMS apoyan los esfuerzos mundiales para promover alimentos inocuos


La FAO se ocupa de las cuestiones relativas a la inocuidad de los alimentos a lo largo de la cadena de suministro, mientras que la OMS trabaja con el sector de la salud pública para reducir la carga de las enfermedades de origen alimentario.

Las normas alimentarias del Codex Alimentarius ayudan a proteger la salud y facilitar el comercio


La Comisión del Codex Alimentarius de la FAO y la OMS reúne los conocimientos técnicos de ambas organizaciones y de sus 189 miembros para establecer normas: se ocupan de todas las cuestiones relacionadas con los alimentos: contaminantes, prácticas higiénicas, etiquetado, aditivos, inspección y certificación, nutrición y residuos de medicamentos veterinarios y plaguicidas.

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Te puede interesar: